El manejo de plagas, no solo se basa en su control, sino también en proteger al cultivo con un manejo criterioso en la evaluación de aspectos relacionados a la plaga, el cultivo y el ambiente.  La soja es un cultivo que puede ser afectado por distintos grupos de plagas. Hay algunas de mayor frecuencia de aparición como las orugas defoliadoras y desgranadoras, chinches, trips y arañuelas, como lo demuestran el grafico 1 y 2 (AAPPCE, 2020). Sin duda, las orugas y chinches constituyen los grupos más importantes debido a las pérdidas económicas que causan (Clarín Rural, 2019). Las orugas defoliadoras pueden causar disminuciones del rinde indirectamente, reduciendo el área foliar, generando así caídas en la tasa crecimiento durante el período crítico o disminuyendo la disponibilidad de foto asimilados en el llenado de granos. Los ataques de chinches y orugas desgranadoras, en estados fenológicos avanzados, causan daños directamente sobre el rinde, afectando el número y/o peso de los granos (Clarín Rural, 2019). Para leer el texto completo hecho en colaboración de SummitAgro y  el link se muestra a continuación en formato .pdf:

ORUGAS REBELDES Y CHINCHES EN SOJA ( ⇓ .pdf )