Las Buenas Prácticas de Manipulación y/o Elaboración tienen como objetivo disminuir la aparición de enfermedades transmitidas por alimentos (ETAS).

La contaminación cruzada permite que los microbios que causan estas enfermedades lleguen a los alimentos.

Estas pautas de trabajo se proponen para reducir la posibilidad de contaminación de los alimentos listos para su consumo.

1. Mantener el orden en todos los sectores de la empresa alimentaria, desde el depósito, despensa o cámara hasta el servicio o el envasado de los alimentos.

2. Limpiar y desinfectar en forma sistemática y frecuente las superficies de trabajo, los equipos y los utensilios. Extremar estos cuidados en las zonas de elaboración, manipulación o servicio.

3. Todo el personal que trabaja en la elaboración o manipulación de alimentos debe mantener una higiene personal estricta.

4. Lavarse las manos con frecuencia, en particular al retomar las tareas de elaboración de alimentos: luego de ir al baño, luego de atender el teléfono, etc.

5. El personal debe usar vestimenta lavable de color claro en perfectas condiciones de limpieza. La cofia/gorro debe cubrir completamente el cabello.

6. Separar las zonas limpias (por ejemplo, la mesada donde se preparan alimentos que ya están cocidos; la zona de la heladera y/o cámara donde éstos se almacenan) de las zonas sucias (por ejemplo, donde se reciben los productos de los proveedores; la zona de la heladera/cámara donde se encuentran las verduras y frutas sin lavar).

7. Usar recipientes, envases y/o utensilios distintos para distintos alimentos, por ejemplo tablas de picar diferentes para alimentos crudos y cocidos; recipientes diferentes para los alimentos menos frescos.

8. Los recipientes para residuos deben poseer tapa, ser lavables y su vaciado debe realizarse por lo menos una vez al día.

9. Se debe controlar el uso de trapos y repasadores, sustituyéndolos por toallas descartables en las zonas de manipulación de alimentos listos para su consumo.

10. Los alimentos deben elaborarse siguiendo una marcha hacia delante, de forma que no se crucen los caminos que siguen las personas o o los propios alimentos.

Fuente: Servicio de Regulación Alimentaria – Intendencia de Montevideo.