El postre Balcarce es la denominación que recibe un postre creado en la ciudad argentina de Balcarce. En su elaboración no se utilizan conservantes lo que da como resultado un singular sabor propio de las elaboraciones caseras. Básicamente está compuesto por un bizcocho con crema de leche, vainilla, merengue y dulce de leche, también se le coloca en la superficie ralladura de coco. En sus orígenes el postre fue conocido como “Imperial” y su historia se remonta a la confitería París de la ciudad de Balcarce, propiedad de Guillermo Talou, quien creó este postre para 1958. Luego, la receta fue vendida a una firma de Mar del Plata, donde se lo rebautizó con el nombre de Balcarce, debido a su procedencia.