La palma de la mano es la mejor herramienta para determinar la temperatura ideal de la parrilla y por ende saber si nos falta o sobra fuego o bien, si tenemos que bajar o subir el asador. Hay numerosos factores que pueden hacer que una parrilla necesite más fuego, como por ejemplo la ausencia de ladrillos refractarios lo cual la hará menos eficiente.

Colocando la palma de la mano cerca de la parrilla y contar los segundos que uno aguanta antes de sentir la necesidad de sacar la mano porque nos estamos quemando.
  • Si la mano soporta una temperatura entre 1 y 2 segundos, sin poder mantener más tiempo significa que el fuego esta FUERTE.
  • Si la mano soporta, de 3 a 4 segundos, el fuego está MEDIO.
  • Si la mano puede soportar de 5 a 7 segundos, tenemos un fuego SUAVE.
Por debajo de esta medición, es decir si no podemos aguantar ni un segundo la mano en el fuego o por encima, o sea que podemos sostener la mano en la parrilla por más de 8 segundos, nos encontramos con temperaturas de parrilla que no son las ideales para hacer un asado. ¿Qué temperatura es la ideal para cada corte? Si bien podemos hablar muchísimo sobre diferentes técnicas y estilos de cocción de cada corte de carne, la gran mayoría de los asadores coincide en la regla del espesor, que dice que cuantos menos centímetros de ancho tenga un corte, más fuerte debe ser el fuego y a medida que su grosor aumenta (y también el de tamaño de la pieza completa) la intensidad del fuego debe disminuir. Fuente: Revista SuperCampo