Con la fruta de la granada pasa algo muy particular y es que, aunque todos la conocemos, muchas veces no la incorporamos a nuestra dieta no sólo porque no tenemos la costumbre adquirida sino también, y sobre todo, porque desconocemos cuáles son sus ventajas para el cuerpo humano.

Lo cierto es que existen propiedades y beneficios de la granada de los que deberíamos estar al tanto y es por eso que, en las próximas líneas, vamos a centrarnos en este producto de la naturaleza, que ha sido históricamente objeto de estudio por sus efectos en el organismo.

Podemos decir que las granadas poseen un potencial demostrado frente a enfermedades asociadas a la salud vascular e intestinal, y se las considera también un excelente aliado a la hora de prevenir el cáncer y otras neurodegenerativas.

Relacionada en tiempos antiguos con la fertilidad de las mujeres, a las que se alimentaba con generosas porciones de esta fruta cuando se pretendía la reproducción de la especie, ahora ya sabemos de otros tanto motivos por los cuales deberíamos sumarlas a nuestro régimen.

¿Cuáles son las propiedades y beneficios de la granada?

En principio, la granada es una fuente natural de vitamina C, potasio y ácido fólico, todos componentes que desempeñan roles fundamentales en el bienestar del organismo, y que, si bien podemos hallar en otros alimentos, encuentran en éste porcentajes por sobre casi todos los demás.

Por otro lado, es considerada un antioxidante no químico de los más poderosos que se pueden recomendar dentro de la medicina y la nutrición ahora mismo, colaborando con el mantenimiento y la juventud de todas las células del cuerpo, produciendo bienestar.

Y si bien todo lo anterior no puede dejarse de lado, recientemente se está haciendo hincapié en cómo la granada es rica en polifenoles, y eso podría hacerla imprescindible en una dieta saludable.

Particularmente, esta fruta contiene taninos hidrolizables del tipo punicalaginas, reforzando así las defensas del organismo contra los radicales libres, preservando tanto la estructura como la función celular, y evitando trastornos habituales en la vejez, como los degenerativos o la osteoporosis.

 

¿Cómo escoger las granadas?

Si cada granada aporta apenas 34 kilocalorías por 100 gramos de fruta, será fundamental saber elegirlas correctamente para asegurarnos disfrutar tanto de sus beneficios como de su sabor.

Disponible en las tiendas sobre todo entre septiembre y noviembre, su temporada alta, granada puede conseguirse igualmente en cualquier momento del año, y siempre debemos fijarnos que los ejemplares tengan un color vivo, con la piel delgada y fuerte, dejando ver sus matices amarronados.

Fuente: https://okdiario.com/