¿Qué pasa con meter la comida directamente en el congelador, sin enfriarla antes? Ahora te lo explicamos pero, de primeras, te adelantamos que no es lo adecuado. Aunque no hay que esperar a que un plato recién preparado se enfríe antes de meterlo al frigorífico porque, a temperatura ambiente, las bacterias nocivas pueden crecer rápidamente en los alimentos, en el caso de congelador hay que atemperarla antes de meterla. Beatriz Robles, dietista-nutricionista y tecnóloga de los alimentos, explica a Maldita Ciencia que no es una práctica adecuada para el alimento que metemos caliente “porque el proceso de congelación tardará mucho tiempo hasta completarse. Esto afectará a la calidad del alimento, que perderá parte de sus propiedades al descongelar ya que se habrán formado cristales de agua muy grandes que dañan las fibras, favoreciendo la pérdida de agua y produciendo cambios indeseables en la textura”. Además, este alimento caliente en el congelador tiene efectos en los otros alimentos ya congelados porque “va a subir inevitablemente la temperatura de los alimentos que hay alrededor y es muy probable que lleguen a descongelarse parcialmente. Esto supone un problema de seguridad alimentaria porque los microorganismos que pudiera haber en ellos pueden reproducirse”, añade Robles. Aunque estos alimentos se volverán a congelar, lo harán “con una carga microbiana más alta. Además, esa descongelación parcial afecta a aspectos sensoriales de los alimentos, como la textura”. ¿Qué es lo mejor entonces para congelar los alimentos? “Bajar la temperatura del alimento lo más rápido posible y congelarlo una vez que alcance una temperatura igual o menor a 10 grados centígrados”, explica la dietista-nutricionista, que lo ha hecho con más detalles en su web. Es decir, deberías meter la comida caliente en el frigorífico y una vez se enfríe, pasarla al congelador. Fuente: Maldita Ciencia