La altitud, en el mundo de los vinos, es usualmente sinónimo de calidad. El cambio climático, con la consiguiente subida de temperaturas medias en todo el mundo, afecta en gran medida a España y repercute considerablemente en la vid y su desarrollo. Y no es para bien. De esta manera, zonas más frías que antes que no eran tenidas en cuenta por su altura- y la dificultad de su cultivo- actualmente van cobrando más importancia y han comenzado a explotarse. En líneas generales, en el hemisferio norte, se considera que a partir de los 500 metros sobre el nivel del mar ya podemos hablar de viñedos de altura, aunque de momento no hay una cifra comúnmente establecida entre las distintas zonas vitivinícolas.

Efectos positivos… o negativos

Los contrastes fuertes de temperatura entre el día y la noche, que se obtienen en altitud, dan lugar a uvas con sabores y aromas más concentrados; a la vez, el viñedo suele crecer más sano y más lentamente, lo que es muy beneficioso. Como contrapunto los aspectos negativos son los riesgos a asumir por las condiciones extremas, desde las granizadas (‘piedra’ como la llaman los viticultores) a fuertes vientos. Y por supuesto, los complicados cuidados que requiere al serterrenos más inaccesibles.
La mayor altitud dará más taninos y menos astringencia, a la vez que conserva la fruta, debido a factores químicos como el PH o la acidez.
Pero esa mayor exposición al sol, con una superior incidencia de los rayos ultravioleta, también dará más taninos y vinos más redondos, a la vez que conserva la fruta, todo debido a factores químicos como el PH o la acidez: hay una explicación científica detrás detodas las virtudes que se achacan a la altitud.

Bondades del vino

Y cuidado, porque como en todo, hay que saberlo manejar y dependerá de lo bien que se haga en el campo. La altitud no es un certificado de calidad inmediato, pero si puede ser un indicativo de las bondades de un vino y, de hecho, las bodegas suelen reservar sus parcelas más altas para elaborar sus mejores tintos. Y lo mismo ocurre con los blancos. Fuente: VOZPOPULI