Los porotos, unos alimentos también conocidos bajo las denominaciones de judías y frijoles de acuerdo a la nación en la cual se los mencione, se consumen con frecuencia a nivel mundial y, para tranquilidad de todos los seres humanos, hay durante todo el año variedades interesantes de este nutritivo producto para satisfacer las exigencias de cada clase de consumidor.

Las alternativas disponibles a escala general incluyen porotos de soja aconsejados por sus múltiples propiedades y beneficios para la salud, porotos azuki caracterizados por su tonalidad rojiza, porotos negros recomendados por su riqueza proteica, porotos pallares capaces de neutralizar la acidez estomacal, porotos cranberry (también conocidos como pinta, sugeridos para gente con problemas de presión arterial debido a su bajo contenido de sodio), porotos manteca que seducen por su suavidad y su riqueza de nutrientes y porotos alubia, por detallar las posibilidades más populares que se tienen en cuenta al momento de elaborar una comida.

Justamente, al hacer foco en los platos que tienen a este alimento como ingrediente principal adquieren relevancia recetas típicas de diversos países, tal como ocurre con los porotos granados y los porotos con riendas (dos preparaciones tradicionales en Chile) y los porotos a la cerveza representativos del suelo alemán, entre otros que demuestran la amplitud de combinaciones que tienen estas legumbres.

Más allá de las cuestiones gastronómicas, es importante tener presente además que el concepto de poroto también cobra protagonismo en el ámbito geográfico ya que en territorio peruano existe una localidad bautizada como Poroto que funciona como capital del distrito homónimo perteneciente a la provincia de Trujillo.

Fuente: https://tipos.com.mx/