En los últimos años, el polo gastronómico de La Plata fue testigo de la valorización de la hamburguesa como un producto de calidad y no como un simple sánguche que puede comerse en la vía pública. En ese marco, Víctor Ascone pensó que era momento de hacer lo mismo con uno de los platos más populares y deliciosos de nuestro país: el choripán. Teniendo en cuenta el avance vertiginoso de la tecnología, el platense decidió ir un paso más allá de las tradicionales parrillas o locales gastronómicos y puso a trabajar todo su ingenio para crear una máquina expendedora de choripanes. Crease o no, el proyecto “Expendedora Mac Toom” ya está patentado y lleva más de cinco años de trabajo, ahora solo resta que los inversores pongan el dinero para empezar a distribuir estos novedosos dispositivos que tiene desde una pantalla táctil hasta un software de reconocimiento facial y de voz. “La idea fue tomar un producto conocido y darle el lugar que se merece, en este caso es el choripán. Acá en La Plata se ha jerarquizado la hamburguesa y uno tiene en las aplicaciones de deliverys y hay 50 tipos de las mejores y ricas. Creo que el choripán lo dejamos para la salida de la cancha de fútbol pero es uno de los platos más elegidos”,  dijo Victor. En ese sentido, el creador de la máquina adelantó que “este producto va a ser de calidad” y que el cliente podrá seleccionar, a través de la pantalla táctil, si lo quiere precocido, cocido, jugoso o tostado. “La expendedora tiene un diseño interior y un código para que cumpla con todas las órdenes del comensal. Los productos van en una mochila que tiene la máquina y con el código se va armando en choripán como lo quiere el cliente”, detalló. Mientras continúa con la búsqueda de inversores, Ascone sigue trabajando para lograr en la excelencia del producto y logró que tanto pan Bimbo como Cagnoli se sumen a este revolucionaria iniciativa. “La expendedora solo va a entregar chorizo sin condimentos ni nada. La idea es apostar a un sabor original que no se va a conseguir en ninguna carnicería o cualquier otro lado de la ciudad. Los chorizos serán marca Cagnoli, puede que haya dos sabores, mientras que el pan es marca Bimbo”, explicó. En cuanto a sus características técnicas, la máquina tiene una pantalla táctil que emitirá publicidad y datos de transporte público y turístico. Además tendrá Wi-Fi propio, salidas USB para cargar celulares, botiquín de primeros auxilio, reconocimiento facial y de voz, más una aplicación para celulares que desarrollará la Facultad de Informática de la UNLP. Más allá del diseño y la calidad del choripán, el objetivo principal de Ascone es que el desarrollo tenga fines sociales y sirva para beneficiar a las familias más necesitadas de la región. “Hemos decidido que la maquina se entrega en concesión a una familia desocupada, sin que la persona tenga que pagar una franquicia o invertir para poder tener la máquina. Eso haría que sea accesible para una persona poder manejar la máquina. Esto es llevar el producto, cargar la mochila y tener todo en regla”, comentó en diálogo con 0221. En ese sentido, Ascone contó que le interesó “hacerlo de esta manera porque la parte económica siempre hace falta en este tipo de emprendimientos, pensando en el otro y no en nosotros mismos”. “Yo no quiero que nadie trabaje para mis objetivos, la idea del proyecto es esa. Esto es lo que más me interesa a mí, un pensamiento diferente y aportar un granito de arena para que sea de mucha gente”, agregó. Lo cierto es que la Mac Toom promete revolucionar la ciudad, no solo en materia tecnológica, sino también en cuanto a lo gastronómico: una forma novedosa y diferente de comer un rico choripán. Así las cosas, quienes estén interesados en invertir en el proyecto pueden comunicarse al mail [email protected] Fuente: 0221